Cómo cotizan los CFDs

El inversor se pregunta, a veces, que ocurre con su orden sobre CFDs cuando esta es lanzada al mercado. ¿Cómo cotiza o cómo se contrata realmente un CFD? Lo cierto es que existen dos tipos de CFDs, aquellos que tienen una horquilla de contratación fijada por el emisor, y otros que tienen acceso directo al mercado. Vamos a tratar de explicar a continuación, que peculiaridades tienen ambas formas de cotización o contratación.

Los primeros, los contratos por diferencias con horquilla de contratación, muestran una horquilla, como su propio nombre indica, de precios de compra-venta, que el cliente debe aceptar si quiere tomar una posición en el mercado.

No existe profundidad de mercado, es decir, varias órdenes acumuladas a diferentes precios, solamente hay un precio de compra y un precio de venta que establece el emisor. Esta modalidad, es ofertada por los brokers diciendo que no cobran comisiones por operar con CFDs. Es cierto, ¿pero dónde está su ganancia?

Realmente lo que hacen es obtener beneficio con los precios de compra y de venta, es decir, el inversor compra un poco más caro y vende un poco más barato, quedándose el diferencial la contrapartida de estas operaciones, es decir, el broker de CFDs que se encuentra con posiciones a ambos lados de la horquilla.

Los CFDs con acceso directo al mercado, son por lo general más transparentes en la fijación de precios. Existe profundidad de mercado y un libro de órdenes a diferentes precios, como si se tratase de una orden de un valor que cotiza en bolsa, por ejemplo, Telefónica. En esta modalidad se cobran comisiones habitualmente.

Ambas son compatibles, y el inversor en CFDs,  debe conocer cuáles son las que tiene su broker de CFDs para operar en consecuencia.

ESCRIBE UN COMENTARIO